Bicicleta clásica para Barcelona

Bicicleta clásica para Barcelona

Lo que quiero sugerirte es una salida a VenivediBici, aquí el enlace de su página web también tienen un perfil en Facebook. es taller y mucho mas, un centro cultural. Obviamente para promover la cultura del ciclismo. Y específicamente, la cultura del ciclismo vinculada a las bicicletas clásicas.

La bicicleta clásica es una bicicleta, por supuesto, de carretera, construida entre los años 60 y 90. La de Bartali o Moser conducian, Bianchi en ese momento era una de las marcas de referencia, pero también muchas otras marcas italianas. Colocado en el corazón del barrio de Sants, a pocos pasos de Plaza de España, está llevado por  tres amigos, GianMaria, Arci y Jordi. Obviamente, un italiano tenía que estar allí, ya que están en todas partes. el parque de bicicletas, aunque el taller sea de pequeño tamaño es muy amplio e refinado.

Los amantes del género estarán absolutamente satisfechos.

Entre las mil actividades ofrecen tours a Barcelona, con guia, (un recorrido por Bodegas, uno a lo largo de la costa, otro en la reserva nacional del Llobregat y finalmente un recorrido durante la noche de luna llena de cada mes en el MontJuic)

Por las noches proponen películas que son siempre y exclusivamente sobre temas de ciclismo y cursos sobre cómo aprender a mantener la bicicleta (piñones, coronas, pero también cursos sobre cómo cuidar simplemente de la estética)

Los miembros pagan un fijo y puede tomar ventaja de todas las herramientas disponibles en el taller y también aprovechar de la sabiduria de los dueños, simepre disponibles para ayudar.

Además de todo esto, también alquilan algunas de sus bicicletas. Para darle la oportunidad de moverse por la ciudad o fuera de la Barcelona. Las bicicletas, como ya les dije, son todas bicicletas de cierto tipo de blasón, de los años setenta, con cierta historia atrás, pero restauradas, equipadas con neumáticos y frenos nuevos, todos en línea con la estética de la época y preferiblemente con las piezas originales.

Para los amantes del género, un verdadero placer, te lo puedo asegurar. Basta con mirar el aspecto de los distintos clientes. Parecen niños, dedos que acarician los perfiles, comentarios sobre la belleza de ese detalle o sobre esta pieza que ya no está disponible.

Entre los otros servicios ofrecidos, se venden a un precio popular, cerveza artesanal, bien hecha (por supuesto, hablo con experiencia) de la que se puede disfrutar sentado cómodamente en los sofás ubicados dentro del taller.

De hecho, es un centro cultural y la intención no es exquisitamente comercial. su deseo es crear y promover cierto tipo de cultura. Deporte, del ciclismo en general, pero también del compartir, de simplemente pasar tiempo juntos, con una cerveza en la mano, hablando de un ascenso épico, pero también de la comida del día anterior. No hay vetos. De hecho, los no ciclistas son aceptados, así como los  ciclistas. No tiene que mostrar el culo en forma de sillin para entrar. Así que si estás cerca de la Plaza de España o estás tomando una cerveza en Plaza Osca o pasando por la estación de Sants, toma un desvío. Valdrá la pena.

 

« volver

Comentarios: